martes, 26 de septiembre de 2017
Ciencias 2012
Visitas 190
- Por: Webmaster
SR. D. DESIDERIO VAQUERIZO GIL CATEDRÁTICO DE ARQUEOLOGÍA UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA

 

 

 

Desiderio Vaquerizo Gil nace en Herrera del Duque (Badajoz), en mayo de 1959. A los 14 años abandona su tierra natal para trasladarse a Córdoba, donde ingresa como alumno interno en la Universidad laboral (actual Campus Universitario de rabanales). Allí cursa el Bachiller Superior (1973-1976), para pasar después a estudiar la carrera de Geografía e Historia en la facultad de Filosofía y letras de la UCO, donde se licencia con brillantez en 1981. Sólo un par de años más tarde gana una beca para la Formación del Personal Investigador del Ministerio de Educación y Ciencia, en cuyo transcurso realiza su Memoria de licenciatura bajo la dirección de la tristemente desaparecida M.D. Asquerino, por la que obtiene Premio Extraordinario, y su Tesis Doctoral, ahora con P. león-Castro como directora, que defiende en noviembre de 1987, logrando la máxima calificación. Ya Doctor en Filosofía y letras (Sección de Geografía e Historia), completaría su formación en roma, donde residió en 1992 y luego en 1995, convirtiendo a Italia en su segundo escenario de trabajo, al que vuelve periódicamente cada año, con colaboraciones habituales en diversas Universidades locales, como las de Florencia,Padua, Pisa o la propia Ciudad Eterna.
En 1988 gana una plaza de Profesor Titular de Arqueología de la Universidad de Córdoba, que ejerce ininterrumpidamente hasta que en 2002 accede por oposición pública a la Cátedra que hoy ocupa, en la misma materia y Universidad. Durante estos años sienta las bases, realmente sólidas, de su magisterio, organizando un sólido y bien disciplinado grupo de trabajo del que han salido algunos de los arqueólogos más importantes en activo actualmente en Córdoba y otros lugares de Andalucía. Y es que, docente vocacional,la formación constituye el puntal más importante de su actividad, hasta el punto de haber dado origen en las últimas décadas a una de las escuelas arqueológicas más relevantes de España, que destaca especialmente por su concepto ético y riguroso de la arqueología, su capacidad de trabajar en equipo, su vocación internacional, y su compromiso con el entorno.
Ha desempeñado también una intensa labor de gestor universitario, que le ha permitido conocer profundamente la institución en la que realiza su trabajo, poniéndola siempre al servicio de la sociedad que la sostiene. Así, entre 1996 y 1998 fue Director de los Seminarios

Universitarios Fons Mellaria, que alcanzaron sus cotas de éxito más importantes bajo su coordinación; en 1999 se hizo cargo del Secretariado de Estudios Propios de la UCO, que dirigió hasta 2002, alumbrando durante este tiempo la Universidad de Verano Corduba, de la que fue director durante tres ediciones, hasta esta última fecha; entre junio de 2002 y junio de 2006 fue Comisionado del rector para la Gestión de la Calidad y Proyectos de Innovación de la Universidad de Córdoba, con nivel de Vicerrector, presidiendo la Comisión Asesora de Calidad, y es, o ha sido, miembro de otras muchas, además de ser reclamado constantemente como evaluador por instituciones españolas y extranjeras, lo que da idea de su prestigio y resulta indicativo de su grado de implicación con la vida universitaria.Desde el punto de vista docente, ha coordinado varios Programas de Doctorado, alguno de ellos interuniversitario, y dirige actualmente el Máster oficial con Mención de Calidad en Arqueología y Patrimonio. Ciencia y Profesión, que organizan las Universidades de Córdoba, Huelva, Málaga y Pablo de Olavide, con éxito notable de alumnos. Dicho Master supone la vía de acceso a un Doctorado en Arqueología con Mención de Excelencia que coordina igualmente, habiendo sido acreditados ambos por parte de la ANECA. Participa también de forma asidua como docente en Programas de Doctorado y Másteres (oficiales o propios) de otras Universidades, españolas y extranjeras, particularmente italianas.En este marco, ha dirigido ya varias Tesis Doctorales (sólo en el último año han culminado cuatro) sobre temas que abarcan desde la Protohistoria a la Arqueología Industrial, en un claro compromiso, pues, con la amplia diacronía de esta ciencia. Algunas de ellas han sido merecedoras de Premios de Investigación concedidos en concurrencia pública por organismos o instituciones de Córdoba y Andalucía, con lo que ello representa de reconocimiento a la excelencia. En el plano de la investigación dirige desde el año 2000 el Grupo de Investigación del Plan Andaluz de I+D+i Sísifo (HUM-236), que apostó desde sus inicios por la Arqueología como ciencia, pero también como profesión. Fue bautizado con este nombre en alusión a su lucha permanente por el conocimiento, en un contexto académico, investigador y social que, día tras día, parece condenarnos a todos a empezar de nuevo. De su seno han emanado multitud de iniciativas, entre las que destacan varios proyectos de investigación de amplio alcance, con financiación autonómica, nacional y europea (el último de ellos, financiado por la Dirección 0General de Investigación y Gestión del Plan Nacional I+D+I del Ministerio de Ciencia e Innovación lleva por título "De la urbs a la civetas: transformaciones materiales e ideológicas en suelo urbano desde la etapa clásica al Altomedioevo. Córdoba como laboratorio"); el sostenimiento de tres series periódicas de reconocido prestigio (Anales de Arqueología Cordobesa, Anejos de Anales de Arqueología Cordobesa y Monografías de Arqueología Cordobesa), o la búsqueda de la internacionalización, fundamental para el intercambio de experiencias, metodologías, profesores y alumnos, en aras de la creación de ese Espacio Europeo único que preconizan los nuevos tiempos. Hoy, el trabajo en arqueología no podría entenderse sin su sometimiento periódico a la comunidad científica, sin su proyección exterior. Por eso, en los últimos años el Grupo Sísifo ha firmado convenios de colaboración con varias Universidades y Centros de Investigación europeos (Giessen, Göttingen, Firenze, Instituto Arqueológico Alemán de Madrid o Museo de Historia de la ciudad de Barcelona), y mantenido una Acción Integrada con la Universidad de Colonia (Alemania), además de contactos permanentes y fructíferos con otras Universidades y Centros de Investigación de España, Portugal, Italia, Alemania, Gran Bretaña, etc. Todo ello sin olvidar el entorno inmediato y la provincia, donde ha desarrollado proyectos punteros (los más importantes, sobre la Subbética Cordobesa, en el que invirtió diez años, y el Valle del Guadiato, financiado por la Fundación Enresa y el Ayuntamiento de Fuente Obejuna), y trabaja actualmente en nuevas iniciativas científicas y de transferencia del conocimiento que no tardarán en fructificar. Destaca, a este respecto, el convenio de colaboración en materia de arqueología que entre 2001 y 2011 sostuvo con la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba. En su marco se ha generado un nuevo modelo de gestión de la arqueología urbana aplicada por primera vez a la ciudad histórica como yacimiento único,que ha trascendido fronteras, reconocido dentro y fuera de España.

Como ya se indicaba más arriba, D. Vaquerizo no desatiende nunca sus actividades formativas, que además de la docencia en los Grados, Másteres o Doctorados ordinarios, incluye la colaboración habitual en la Cátedra Intergeneracional Francisco Santisteban de la UCO, o el apoyo a los Centros de Profesores para cursos de formación del profesorado no universitarios,además de una infinidad de conferencias en los más diversos foros y marcos (entre ellos, por sólo citar algunos ejemplos, el Instituto Cervantes de El Cairo, la Gliptoteca di Arte Antica de Pisa, o la Capilla real de Santa Águeda, en Barcelona). Tales tareas han tenido hasta el momento un cierto nivel de impacto, del que dan muestra cercana los medios de comunicación al uso, y que se puede medir directamente a través de la página web del Grupo (www.arqueocordoba.com), cuya visita recomendamos.
En esa forma suya apasionada y comprometida de vivir la ciencia, con un cierto componente estratégico que tiene siempre a la arqueología y a Córdoba como objetos prioritarios de su atención, Desiderio Vaquerizo ha sido fundador de las revistas de divulgación científica (ya citadas un poco más arriba) Anales de Arqueología Cordobesa, anual, que dirige desde entonces, y cuyo número 23 está a punto de ver la luz, convertida hoy en una de las diez publicaciones periódicas de más impacto del panorama nacional en los rankings al uso; Anejos de Anales de Arqueología Cordobesa, que co-dirige con Juan Fco. Murillo redondo, de la que ya ha salido el número 2, y Res Novae Cordubenses. Estudios de Calidad e Innovación de la Universidad e Córdoba, de la que dirigió los tres primeros volúmenes. A ellas se suman la serie Monografías de Arqueología Cordobesa, que inició en 2010 una nueva etapa con la publicación de los números 17, 18 y 19 (este último, doble) y ha dado a la luz temas de lo más variado sobre la arqueología capitalina y provincial. Ha organizado también, y participado, en numerosos congresos nacionales e internacionales, algunos de ellos en Córdoba. Destacan, por ejemplo, el que en 2001 reunió en nuestra ciudad a los mejores especialistas europeos sobre el mundo funerario romano (Espacio y usos funerarios en el Occidente romano), o el que en noviembre de 2010 hizo lo propio sobre el tema: Las áreas suburbanas en la ciudad histórica. Topografía, usos, función. las Actas de ambas reuniones han alcanzado una amplísima proyección internacional que han confirmado el papel determinante de Córdoba en la Arqueología europea de estas últimas décadas. Es autor de infinidad de artículos científicos, publicados en varios idiomas en revistas de alto impacto nacionales, europeas y americanas. Cuenta, además, en su haber con numerosas monografías, coordinadas, como co-autor o como autor único, entre las cuales destacan, por ejemplo, sus estudios sobre la Protohistoria del sur de la provincia, con particular atención a la Subbética cordobesa; un trabajo conjunto sobre el Valle Alto del Guadiato; sus estimaciones sobre la villa romana de El ruedo, en Almedinilla, que la convirtieron en uno de los asentamientos rurales de época romana mejor estudiados y más conspicuos de España, o su reciente estudio monográfico sobre las necrópolis romanas de ámbito urbano en la Bética, que se ha convertido inmediatamente en libro de referencia para los estudiosos sobre el tema. A todos ellos se suman títulos de mayor alcance popular, entre los cuales cabe señalar Funus Cordubensium. Espacio y usos funerarios en el mundo romano, verdadero manual para todo aquél que quiera sumergirse en el tema, o la Guía Arqueológica de Córdoba, editada por Plurabelle, que resulta insustituible para un acercamiento a la realidad patrimonial de nuestra ciudad y ha tenido una aceptación sin precedentes.Ha participado en numerosísimos se-minarios y cursos formativos (en España y fuera de ella), algunos de ellos en sedes tan prestigiosas como Ampurias o la Universidad Menéndez Pelayo (San-tander y Valencia); ha comisariado cuatro exposiciones, de las cuales la última: Córdoba, reflejo de Roma, ha supuesto un auténtico hito en la ciudad, dejando como legado un catálogo que constituye actualmente la monografía más completa existente sobre la Córdoba romana; coordina la página web ww.arqueocordoba.com, pionera y paradigmática de este tipo de herramientas, y es ideólogo y director del proyecto de transferencia del conocimiento y difusión Arqueología somos todos, que nace a principios de 2011 en el marco del convenio de colaboración entre Sísifo y la Gerencia Municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba (por entonces, aún vigente), como un proyecto universitario de difusión arqueológica en el que, a día de hoy, han participado ya varios miles de cordobeses, de todas las edades y los más diversos niveles educativos. Tiene como fin último transferir a la sociedad el conocimiento generado por la investigación de los componentes del Grupo, convencidos éstos de la potencialidad casi infinita del volumen ingente de información acumulada durante las últimas décadas, y de que sólo si la ciudadanía percibe y entiende lo que la Arqueología representa aprenderá a respetarla cuidarla y defenderla, hasta asumirla como seña de identidad, motivo de orgullo, fuente de conocimiento, yacimiento de empleo y recurso de futuro.
Hasta el momento cuentan con muy pocos medios, limitados en esencia a los fondos esqueléticos del Grupo de Investigación, a algunas subvenciones de carácter simbólico, y al apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología del Ministerio de Economía y Competitividad, que ha reconocido el proyecto financiándolo parcialmente. Pero tienen lo más importante: el respaldo creciente de instituciones, empresarios, industriales, profesionales, asociaciones y ciudadanos de Córdoba, que se ha manifestado igualmente en colaboraciones externas como Tarraco Viva o Ruta Bética Romana. Muestra de ello son también los reconocimientos que están empezando a recibir. Sin ir más lejos, a finales de 2011 la Asociación Arte, Arqueología e Historia, de Córdoba, otorgó a Sísifo el Premio Juan Bernier 2011 en su modalidad de Arqueología, por su "labor de defensa y difusión de esta ciencia, en momentos cruciales para su supervivencia".

Una distinción, pues, colectiva, a la que vino a sumarse enseguida el II Premio de la Fundación Caja rural de Córdoba a la recuperación del Patrimonio Histórico-Artístico Provincial, concedido ex aequo en junio de 2012, con una dotación de 6000 euros (revertida entera en el proyecto), y ahora el Premio Averroes de Oro Ciudad de Córdoba a la Ciencia 2012 a D. Vaquerizo, por sus aportaciones a la ciencia arqueológica y su defensa del Patrimonio arqueológico cordobés. Antes de ello, este investigador contaba ya con el premio Cordobeses del Año, obtenido de forma conjunta en 1992, el Premio Juan Bernier de Arqueología, recibido de manera colectiva en 1996, y el Premio Juan Bernier de Arqueología, concedido ya de manera individual en 1998.Fiel a ese carácter humanista y comprometido que lo caracteriza como profesional y como persona (es "de esos hombres que llevan la biografía a lo visto, pintada en la estampa", A. Pérez reverte, en "El puente de los asesinos", Alfaguara 2011, p. 61), Desiderio Vaquerizo colabora desde 2009 como columnista en el Diario Córdoba, con una tribuna propia: "A pie de tierra", que destaca por su firme y reflexiva posición crítica, su reivindicación de la Arqueología cordobesa, desde la ética, la formación sostenida y el corporativismo,y su afán divulgativo. En estos momentos trabaja en una monografía que recopilará todos sus trabajos de prensa hasta finales de 2012, facilitando así su lectura conjunta y su proyección fuera de nuestra ciudad. Finalmente, el flamante Premio Averroes de Oro Ciudad de Córdoba a la Ciencia 2012 es también novelista. Ha publicado hasta la fecha cuatro relatos largos, y tiene en prensa el quinto. En 2004 veía la luz su primera obra de ficción, EL ÁRBOL DEL PAN (Plurabelle), una obra que rompe un tanto los moldes habituales de la llamada "novela histórica" para convertirse en un relato fuertemente introspectivo, una reflexión sobre la vida y la muerte, en la que cobran importancia las cosas más sencillas, vistas siempre con un alto sentido poético y en el mejor de los marcos posibles: la Córdoba romana del pleno siglo II d.C. En noviembre de 2006 vuelve al ruedo literario con CALLEJÓN DEL LOBO (Berenice), un relato pasional, emocionante y lleno de ramificaciones, en la Extremadura rural, hambrienta y desgarrada, anterior y posterior a la Guerra Civil. Una tercera novela, no publicada por decisión personal de su autor, EL AÑO SIN VERANO, fue finalista en diciembre de 2007 del XVII Premio de Novela Felipe Trigo, convocado por el Excmo. Ayuntamiento de Villanueva de la Serena. Se trata de una reflexión altamente comprometida sobre los valores morales de comienzos de siglo, en el marco del tsunami indonesio de finales de 2005, ahora tan de moda por mor del cine. Es un relato duro y nada optimista sobre los excesos de nuestra sociedad y la facilidad con que miramos hacia otro lado cuando no nos gusta lo que vemos. Su tercera novela en sentido estricto fue CHOCOLATE SIN VENENO (Berenice), un relato inmisericorde sobre el maltrato doméstico en la Extremadura rural, que constituye el segundo volumen de la trilogía que inició Callejón del lobo. En ella, "La labor policíaca indagando los sucesos recientes es una metáfora, con un valor resistente al uso, de la tarea del arqueólogo o del historiador, en su interrogatorio de los indicios y huellas de un pasado más o menos remoto, pero de cuyo peso en nuestro presente no podemos prescindir, salvo que asumamos la condena a una inopia contigua con la inepcia" (Pedro Ruiz Pérez). La cuarta, EL CERRO DE LOS CRÁNEOS (Almuzara), vería la luz en 2011; una intriga histórica que vuelve a tener a Córdoba como escenario, compartido con la sierra de Hornachuelos. Conuna reflexión sobre las fronteras morales y la herejía en la España posterior de la Contrarreforma de finales del siglo XVII, el autor traza en ella una historia sin artificios, de paisaje y trasfondo real, dominada por el suspense, la erudición y las leyendas. Un ovillo en el que se enredan todo tipo de personajes, pasados y presentes, que lleva al lector a un universo fascinante de fuentes documentales y literarias, ayudándole a ver más allá de los códigos y las iconografías religiosas e históricas al uso, hasta conformar un mosaico de voces poderosas capaces por sí mismas de atrapar la atención de cualquier lector. Una intriga histórica tan exigente como gratificante.

Por último, en los primeros meses de 2013 verá la luz un nuevo relato, ALFILERES DE CRISTAL, que cierra la trilogía sobre la mujer en la Extremadura de la segunda mitad del siglo XX que D. Vaquerizo inició hace unos años. Con ella terminará un ciclo desgarrador gobernado por el sentimiento y la verdad desnuda, que ha convertido a su autor en uno de los narradores actuales de referencia y retratan de forma efectivísima su versatilidad y su inagotable capacidad de trabajo. En palabras de C. Jofré, que sintetizan bien lo que D. Vaquerizo proyecta entre quienes lo conocen: "buen amigo, excelente profesor e investigador, admirable conferenciante y, además, atractivo escritor. ¿Qué más se puede pedir…?".

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad